top of page
  • Foto del escritorPierrick Massé

LA VIOLACIÓN DE LUCRECIA, Música de JOSÉ DE NEBRA.

Actualizado: 21 mar


DATOS PRÁCTICOS

Lugar: Teatro de la Zarzuela, Calle de Jovellanos, 4, Madrid

Fechas: del 25 de marzo al 1 de abril 2023

Entradas: de 5 a 50 euros ver enlace



O DONDE HAY VIOLENCIA, NO HAY CULPA



Zarzuela barroca en dos jornadas

Música de JOSÉ DE NEBRA Versión de ROSA MONTERO de los hablados originales de NICOLÁS GONZÁLEZ MARTÍNEZ Cantables originales : NICOLÁS GONZÁLEZ MARTÍNEZ Nueva producción del Teatro de la Zarzuela






Siguiendo con la política de recuperación del patrimonio lírico español, se rescata para la escena esta obra del siglo XVIII firmada por uno de los compositores más importantes de su época, que fue estrenada en el ámbito privado del Duque de Medinaceli en 1744 y nunca más se volvió a representar.


Si bien en 2012 se estrenó en versión concierto, ahora tenemos la oportunidad de disfrutarla también en su versión escénica. ‘La violación de Lucrecia’ nos habla de género y violencia, temática recogida de las fuentes de Tito Livio y que posteriormente popularizaría Shakespeare. Esta nueva producción cuenta con la dirección musical de Alberto Miguélez Rouco, responsable de la recuperación de la música, al frente del Ensemble Los Elementos; la dirección de escena de Rafael R. Villalobos, y un reparto de extraordinarias mujeres de la lírica y la escena como son María Hinojosa Montenegro, Carol García, Marina Monzó, Anna Gomá o la actriz Manuela Velasco, con quienes comparte escenario el actor Borja Luna.


Estamos ante una curiosa obra con argumento latino, pero creada para el ámbito privado del duque de Medinaceli en Madrid, cuyo palacio, en la Carrera de San Gerónimo con el Paseo del Prado, estaba emplazado a 300 metros escasos del lugar que más tarde, desde 1856, ocuparía (y hoy sigue ocupando) el Teatro de la Zarzuela. A pesar de los casi tres siglos transcurridos, la música y la retórica de los afectos de esta zarzuela de Nebra aún nos deleitan e invitan a descubrir las percepciones de gusto barroco y preclásico. Y como nos dice la estudiosa Nieves Pascual en sus notas para el programa o en el cierre de su conferencia (disponible en YouTube): «En esta zarzuela, obra ejemplar del teatro lírico español, con música y texto que son patrimonio de ayer, descubrimos la expresión de deseos y pasiones de hoy».


Rafael R. Villalobos, por otra parte, nos recuerda que, además de proporcionarnos el placer de descubrir y redescubrir a Nebra, el proyecto tiene otros puntos interesantes y absolutamente actuales, como puede ser el «entender el espíritu revolucionario que los autores de entonces (siglo XVIII) tenían respecto a los derechos de las mujeres». El director de escena y figurinista afirma que La violación de Lucrecia nos permite asimismo «reflexionar acerca de muchos temas, que van desde la violencia machista a la violencia institucional».


El dolor de entonces, el dolor de hoy

Con esta propuesta volveremos a mirar al pasado para colocar el foco de atención en el dolor de una mujer, Lucrecia, «cuya historia desgranaremos a través del filtro de los dos mil quinientos años de historia transcurridos desde entonces». En este sentido, Villalobos dice que La violación de Lucrecia «es una obra maravillosa, tristemente muy actual, y que un teatro nacional que vela por el patrimonio lírico español decida subirla al escenario y abrace otros acercamientos al hecho lírico es motivo de alegría general».






… Sinopsis …

Primera jornada

En una habitación abandonada, una sombra encuentra el cuerpo desmembrado de la estatua de una mujer: es el Espíritu de la leyenda de Lucrecia, quien rememora su historia mientras sus protagonistas toman vida entre loas a Marte, que no es otro que Sexto, hijo del rey Tarquinio, quien se imagina a sí mismo como la deidad.

El Espíritu se lamenta de que en la Antigua Roma la vida de las mujeres fuera propiedad de los hombres. Sexto intenta sobornar a Laureta, criada de Lucrecia, con la intención de poder acceder a los aposentos de la patricia romana, la más virtuosa de la ciudad. Entretanto, Colatino, marido de Lucrecia y general romano, vuelve de la ciudad sitiada de Ardea, y su mujer le advierte del peligro que le acecha. Colatino se debate entre proteger a Lucrecia del hijo de su rey, o ser fiel a este capitaneando sus tropas.

La noticia de que Sexto se casará con la hija del rey de Ardea enloquece a Tulia, hermana de Colatino y prometida de Sexto, de quien está completamente enamorada. Aunque la joven anhela olvidarse del príncipe, este se aprovecha de su fragilidad. Laureta se mofa del amor romántico y tóxico de la joven patricia.

El Espíritu, consciente de la tragedia que se avecina, increpa a Colatino por vigilar a escondidas a su mujer y dudar de ella. La fidelidad estoica de Lucrecia enciende cada vez más a Sexto, quien reprocha a Colatino haber sembrado en él la llama del deseo, y la joven Tulia toma consciencia de que los lances amorosos del príncipe no son más que una entelequia, y que este abusa de su inocencia. Aterrorizada por haber entregado su virginidad a Sexto, pide justicia a Colatino ante Lucrecia, mientras el Espíritu de la leyenda de Lucrecia determina acabar con su propio mito.


Segunda jornada

Lucrecia teme cada vez más ser asaltada por el príncipe, y el Espíritu de la leyenda de Lucrecia se lamenta de su ceguera, pues revisitando su historia ha comprendido que su seguridad nunca fue una prioridad para nadie. Tulia se siente desolada por la inminente boda del príncipe Sexto, y este aprovecha su debilidad para abusar de ella.

El Espíritu advierte a Lucrecia de la pasividad de Colatino ante el futuro ataque, pero este se ofende por sus palabras y se enfrenta a Él. Colatino pone en duda una vez más la fidelidad de su esposa, y el Espíritu estalla ante el general romano, a la vez que la repetición de situaciones le hace comprender que todos están encerrados en un bucle donde el mito de Lucrecia se repite hasta el paroxismo.

Laureta se encuentra con Tulia, que ha caído en una espiral de autodestrucción por los abusos de Sexto, y se apiada de ella. Sexto aprovecha la distracción de las jóvenes para asaltar a Lucrecia, que viendo su cuerpo mancillado decide acabar con su vida para sostener el honor de su marido. El Espíritu de la leyenda de Lucrecia, culpable de no haber podido evitar la violación y dolido con el egoísmo de Colatino, que ya solo piensa en derrocar al rey, intenta impedir el suicidio de Lucrecia, que considera un sinsentido, pero esta se muestra incapaz de sostener una vida deshonrada y clava una daga en su pecho.


Ficha Artística

Dirección musical ALBERTO MIGUÉLEZ ROUCO

Dirección de escena y vestuario RAFAEL R. VILLALOBOS

Escenografía EMANUELE SINISI

Iluminación FELIPE RAMOS

Reparto

MARÍA HINOJOSA (Lucrecia), CAROL GARCÍA (Colatino), MARINA MONZÓ (Tulia), ANNA GOMÀ (Laureta), MANUELA VELASCO (Lucrecia contemporánea), BORJA LUNA (Sexto) Espíritu de la leyenda de Lucrecia Manuela Velasco Narradora

ENSEMBLE LOS ELEMENTOS







Fuente: Teatro de la Zarzuela


Entradas recientes

Ver todo

Comments


Suscríbete

Thanks for submitting!

bottom of page