top of page
  • Foto del escritorPierrick Massé

EL REY QUE RABIÓ de Ruperto Chapí

Actualizado: 12 mar


DATOS PRÁCTICOS

Lugar: Teatro de la Zarzuela, Calle de Jovellanos, 4, Madrid

Fechas: del 3 al 20 de junio de 2021

Entradas: De 5 a 50 euros ver enlace


El Teatro de la Zarzuela acoge, entre el 3 y el 20 de junio 2021, ‘el rey que rabió’ de Chapí, uno de sus más exitosos títulos desde su estreno hace 130 años en este mismo escenario al que regresa después de 12 de ausencia.




Es una nueva producción en la que Bárbara Lluch asume la dirección de escena y el maestro Iván López Reynoso la dirección musical

Los repartos contarán con la participación de Enrique Ferrer, Jorge Rodríguez-Norton, Rocío Ignacio, Sofía Esparza, María José Suárez, Rubén Amoretti, Miguel Sola, José Manuel Zapata, Carlos Cosías, Igor Peral, José Julián Frontal, Alberto Frías, Sandro Cordero, Pep Molina, Ruth González y Antonio Buendía

Completan el equipo artístico Juan Guillermo Nova, responsable de la escenografía, la diseñadora de vestuario Clara Peluffo Valentini y el iluminador Vinicio Cheli



El Rey que rabió, una verdadera zarzuela grande, fue creada por Ramos Carrión, Vital Aza y Chapí en 1891; se trata de un hito en la historia del teatro lírico y en el escenario del Teatro de la Zarzuela. Porque pocos reyes, ni los más populares de la Historia, ni los más queridos de sus pueblos, habrán sido más aclamados, más aplaudidos, más vitoreados que nuestro Rey en este reino de La Zarzuela.


Tengamos presente que este Rey, en palabras de Bárbara Lluch, la dinámica directora de escena de esta producción: «he decidido ambientar la obra en algún lugar de ninguna parte. Ayer, hoy o pasado mañana. La historia se repite como todos sabemos, y pocas cosas no hemos visto ya». Su propuesta teatral quiere «dar la máxima libertad posible al público» para que «a cada uno le resuenen algunas imágenes, algunos temas, algunas sugerencias, algunas influencias y lo interprete como desee». Por eso, Lluch completa su propuesta con la fantástica escenografía de Juan Guillermo Nova, el deslumbrante vestuario de Clara Peluffo Valentini y la envolvente iluminación de Vinicio Cheli, así cada espectador sentirá o interpretará la historia del Rey que rabió «desde su propia y única perspectiva».


En palabras de Iván López Reynoso, joven director musical de esta producción, «la partitura de El Rey que rabió del maestro Chapí es indudablemente una de las obras maestras del repertorio lírico español. Nos encontramos ante una partitura ágil, expresiva, refinada y llena de colores. El atinado uso de la teatralidad en la escritura musical hace que la acción dramática corresponda de una manera notable con el discurso musical. Es una obra redonda, completa, contrastante y divertida que, gracias a todas las características anteriores, logra siempre convertirse en un éxito muy querido por el público».


Así, nuestro Rey llegó para quedarse con nosotros, de generación en generación, desde hace 130 años. Desde entonces su parodia de los estamentos sociales, en particular al gobierno o los médicos, se ha hecho proverbial. Vital Aza, uno de sus libretistas, que había estudiado medicina y se pasó pronto a la escritura humorística, quiso curar con gracia y buena música los males de su público. Ya lo dijo la prensa poco después del estreno: «El Rey que rabió está asegurado por mucho tiempo en su trono de La Zarzuela». Y añadía con cierto retintín: «No hay peligro de que sea destronado» (El Heraldo de Madrid, 21 de abril de 1891).





Conoce la historia:


La acción transcurre en un país imaginario (en realidad, España) a finales del siglo XIX.


Acto Primero

Cuadro primero

Un salón del palacio real. Cortesanos, damas y autoridades se disponen a recibir al Rey, que regresa de un viaje por sus estados muy satisfecho de la prosperidad de que goza su pueblo. El joven monarca es saludado por los presentes con vítores y bravos. Luego se queda a solas con el General, el Gobernador, el Intendente y el Almirante y les pregunta si es cierta tanta felicidad en su reino. El Almirante le responde: «¿No ha de serlo, reinando vos y gobernando nosotros?». El Rey, aburrido por el carácter oficial del viaje realizado, desea emprender otro, pero esta vez de incógnito y vistiendo ropas humildes. Los consejeros, aterrados, tratan de disuadirle, pero el Rey está decidido a ello, y a pedirles la dimisión si se oponen. Al oír esta palabra, todos acceden. El Gobernador sugiere, para salvar la situación, averiguar la ruta que seguirá el Rey y repartir dinero entre el descontento pueblo para organizar festejos. El Rey sale disfrazado de pastor y se lleva consigo al General, vestido de igual manera.

Cuadro Segundo

Plaza de un pueblo, con el ayuntamiento y un mesón. Cae la tarde. El pueblo se queja al Alcalde de lo mal que vive y de la penuria de sus campos exhaustos. Hasta el Alcalde está arruinado, pues además es posadero y por su fonda no ha pasado nadie desde hace tiempo, y propone escribir una carta al Gobierno para pedirle que les libere de los impuestos. Jeremías, sobrino del Alcalde, se lamenta porque su prima, Rosa, no corresponde a su amor. El Alcalde le promete la mano de la chica cuando haya cumplido el servicio militar. Llega el Gobernador de incógnito y va a ver al Alcalde. Jeremías y Rosa hablan en la plaza. Ella se burla de su primo, que siempre se está lamentando. Entran el Rey y el General y se sientan en el mesón. Rosa vuelve con agua de la fuente y el Rey se enamora al instante de ella, siendo correspondido por la muchacha. Se organiza una fiesta y el Rey baila con Rosa, lo que provoca los celos de Jeremías. De pronto, llegan unos soldados que vienen a alistar a los mozos, y además de reclutar a Jeremías, se llevan también al Rey. El General se une a ellos como voluntario.


Acto Segundo

Cuadro Tercero

Patio de un castillo. Empieza a amanecer. El General se queja al Rey de la dureza de la vida militar. El Capitán ha decidido que el General dirija la instrucción de los reclutas, lo que le exaspera aún más. Llegan Rosa y el Alcalde, que entra en el castillo en busca de su sobrino. El monarca convence a Rosa para escapar juntos. El Alcalde y Jeremías advierten su fuga. El General se da a conocer al Capitán, que lo manda encerrar creyendo que está borracho. Llega el Gobernador, que revela la personalidad del soberano y ordena sacar al General del calabozo.

Cuadro Cuarto

Patio de una casa de campo. Es de noche. Llegan unos segadores contratados por los dueños de la casa, Juan y María. Entre ellos están el Rey y Rosa. Después de cenar, los hombres duermen en el pajar y las mujeres en la cocina. Llaman a la puerta con gran estrépito; es Jeremías, que se ha escapado del cuartel en busca de Rosa y pide a Juan y a María que le oculten, para que no le arresten por desertor. Cuando trata de esconderse es mordido por el perro de la casa. Llegan el General, el Gobernador y el Capitán preguntando por un soldado. Juan y María creen que se trata de Jeremías, y la mujer cuenta que le ha mordido un perro. Todos se alarman, al pensar que el supuesto Rey ha podido coger la rabia. El General y el Gobernador ordenan al Capitán que lo devuelva a palacio y se lleve también al perro para examinarlo. El Rey, desde su escondite, observa divertido la escena, y Jeremías se queda perplejo.


Acto Tercero

Cuadro Quinto

Jardín de palacio. Unos pajes comentan la ausencia del Rey, el ir y venir de los consejeros y la llegada de todos los médicos del país. Llegan el Intendente, el Gobernador, el Almirante y el General, preocupados por el Rey y el veredicto de los doctores, que salen de su reunión con este parecer: «¡El perro está rabioso… o no lo está!».

Cuadro Sexto

Antecámara de palacio. El Rey entra con disimulo y un paje se sorprende al ver su ropa de segador. El Rey le ordena discreción y manda llamar a Rosa. La muchacha se dispone a pedir perdón para su pastor, y cuando aparece el Rey se cree burlada y desea marcharse, pero el Rey la retiene. Luego recibe a sus consejeros y asciende al Capitán, al que obliga a callarse.

Cuadro Séptimo

Salón del trono. Van llegando los cortesanos, los alabarderos, el Rey y sus consejeros. El soberano debe recibir a los embajadores y elegir esposa por los retratos que estos le presenten. Tras contemplar los retratos, el Rey anuncia que se casará con Rosa. Los consejeros se oponen, pero un nuevo riesgo de dimisión les obliga a aceptar la boda.





Equipo artístico


Dirección musical Iván López Reynoso

Dirección de escena Bárbara Lluch

Escenografía Juan Guillermo Nova

Vestuario Clara Peluffo Valentini

Iluminación Vinicio Cheli

Asistente de dirección musical Lara Diloy

Ayudante de dirección de escena Julio Provencio

Ayudante de escenografía Carmen Castañón

Ayudante de vestuario Agnès Costa

Ayudante de iluminación Alfonso Malanda

Maestros repetidores Lillian Castillo, Ramón Grau, Carlos Calvo


Reparto


El Rey Enrique Ferrer (3, 5, 9, 11, 13, 17 y 20 de junio)

Soberano Jorge Rodríguez-Norton (4, 6, 10, 12, 16, 18 y 19 de junio)

Rosa Rocío Ignacio (3, 5, 9, 11, 13, 17 y 19 de junio)

Aldeana Sofía Esparza (4, 6, 10, 12, 16, 18 y 20 de junio)

María María José Suárez

Labradora

El General Rubén Amoretti (3, 5, 6, 9, 10, 12, 13, 17, 18 y 20 de junio)

Consejero del Rey Miguel Sola (4, 11, 16 y 19 de junio)

Jeremías José Manuel Zapata

Primo de Rosa

El Almirante Carlos Cosías

Consejero del Rey

El Intendente Ígor Peral

Consejero del Rey

El Gobernador José Julián Frontal

Consejero del Rey

El Capitán Alberto Frías

Militar

Juan Sandro Cordero

Labrador

El Alcalde Pep Molina

Tío de Jeremías y Rosa

El Paje Ruth González

Criado del Rey

El Corneta Antonio Buendía

Militar

Actores

Aldeana Verónica Moreno

Aldeano José Pastor

Titiritero Jofre Carabén

Figurantes Magdalena Aizpurua, Julia Barbosa, Luis Guijarro


Orquesta de la Comunidad de Madrid (Titular del Teatro de la Zarzuela)

Coro Titular del Teatro de la Zarzuela Director Antonio Fauró



Escúchala aquí :



Fuente: Teatro de la Zarzuela


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Suscríbete

Thanks for submitting!

bottom of page