top of page
  • Foto del escritorManuel Alméstar

El sincero retrato del “qué dirán” a través de Wilde

Actualizado: 30 may

 

La importancia de llamarse Ernesto, versión dirigida por David Selvas, fue reestrenada en el Teatro Pavón de Madrid el pasado 15 de mayo. En esta ocasión, con pequeños cambios en el elenco, está formado por Silvia Marsó y Júlia Molins, quienes sustituyen a María Pujalte y Paula Malia respectivamente. Junto a ellas, vuelven Pablo Rivero, Ferran Vilajosana, Paula Jornet, Albert Triola y Gemma Brió. Esta refrescante versión revive la clásica y atemporal obra de Oscar Wilde, el cual utiliza el humor y el absurdo como herramientas para hacer una crítica mordaz a la hipocresía y las pretensiones de la sociedad victoriana. David Selvas, trae una propuesta vibrante, ágil y muy acertada en donde el qué dirán -ese personaje eterno llamado clase social- sigue siendo el antagonista en las historias de lucha por lo que honestamente queremos ser.



"La importancia de llamarse Ernesto" es una obra de 1895, subtitulada "Una comedia frívola para gente seria". El título original, The Importance of Being Earnest, es difícil de traducir ya que en inglés juega con las palabras "Earnest" (serio) y "Ernest" (Ernesto), que se pronuncian igual, un matiz que se pierde en la traducción al español. Wilde estrenó la obra en el St. James's Theatre de Londres el 14 de febrero de 1895 en un momento cumbre de su carrera, poco antes de verse envuelto en un escándalo que terminaría con su encarcelamiento, y donde esta obra fue utilizada como evidencia en su contra.


Una propuesta vibrante, ágil y muy acertada en donde el qué dirán -ese personaje eterno llamado clase social- sigue siendo el antagonista en las historias de lucha por lo que honestamente queremos ser.

Esta reposición de la obra – que ya estuvo en febrero del 2023 en el Teatro Español de Madrid- mantiene el despliegue escénico que ya nos había demostrado. La apuesta de José Novoa y Mingo Albir, por elementos contemporáneos y figurativos de la época, sin caer en la (sobre)representación nos da una reminiscencia de salones señoriales con aires vintage. Una muy acertada innovación en esta versión son los elementos musicales que aparecen de forma sencilla y sin grandes pretensiones en la pluma de Paula Jornet, la cual genera ritmo, dinamismos y humor a la obra. Así también, destaca María Armengol en el diseño de vestuario con una propuesta muy bien trabajada en estilismo y en composición cromática.


Silvia Marsó demuestra su amplio recorrido en las tablas, y da a su personaje Lady Bracknell la credibilidad de aquellos que viven en un mundo paralelo, donde la impostura y el estar bien pesa más que el sentirse bien. Pablo Rivero repite el plato como protagonista de esta pieza dando muestra de su talento, presencia y su “fraseo contrareloj”.


Esta versión de "La importancia de llamarse Ernesto" es una propuesta teatral imperdible que combina el encanto de lo clásico con la frescura de lo contemporáneo. Una obra que sigue resonando con fuerza en nuestros días, recordándonos la atemporalidad del genio de Oscar Wilde y su incisiva crítica a la sociedad.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Te podría gustar también...
Síguenos en Instagram
@sincriticart

Suscríbete

Thanks for submitting!

bottom of page