top of page
  • Foto del escritorPierrick Massé

JUAN JOSÉ, de Pablo Sorozábal

Actualizado: 6 abr

 

DATOS PRÁCTICOS

>> Teatro de la Zarzuela,  C. de Jovellanos 4, 28014 Madrid

>> Del 04 al 12.04.2024

>> Desde 5 € ver enlace

 

‘Juan José’, la sobrecogedora ópera de Sorozábal, regresa al Teatro de la Zarzuela con el montaje conmovedor de José Carlos Plaza

 

La dirección musical vuelve a ser del Maestro Miguel Ángel Gómez-Martínez, a quien el propio compositor en su día había elegido para el estreno

 

Los repartos cuentan con algunas de las voces que triunfan en la lírica internacional; los componen, entre otros, Juan Jesús Rodríguez, Saioa Hernández, Luis Cansino, Carmen Solís, Vanessa Goikoetxea, María Luisa Corbacho, Alejandro del Cerro, Simón Orfila, Alba Chantar, Belem Rodríguez Mora o Francesco Pio Galasso

La escenografía y la iluminación es de Paco Leal, el vestuario de Pedro Moreno, las pinturas de Enrique Marty, el movimiento escénico de Denise Perdikidis y la dirección de la reposición de Jorge Torres





Sorozábal denominó su ópera ‘Juan José’ con el subtítulo de «drama lírico popular», aclarando que lo de «popular» se refiere a lo proletario y no a lo folclórico. Estrenada en versión de concierto en 2009 en el Auditorio Kursaal de San Sebastián cuando se cumplían 41 años de su composición en 1968, el estreno absoluto de la versión escénica, dirigida por José Carlos Plaza, tuvo lugar varios años más tarde, en febrero de 2016, en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. En ambos casos, el éxito fue incontestable. Ahora, rebasado ya el medio siglo desde que el Maestro donostiarra la concibiera, se presenta, también en el recinto madrileño, la primera reposición de aquella sobrecogedora producción.


Con libreto del propio Pablo Sorozábal basado en la obra homónima de Joaquín Dicenta, quien a su vez se había inspirado en un hecho real, y con dirección musical del Maestro Miguel Ángel Gómez-Martínez, que cumple así de nuevo el deseo expreso del músico de que fuera él y no otro quien se encargara de hacer sonar la partitura, en esta ocasión el público podrá volver a estremecerse en las 8 funciones programadas entre los días 4 y 12 de abril.

 

La historia de ‘Juan José’ transcurre en los barrios bajos de ese Madrid de antaño, un mundo dominado por una injusticia social extrema que divide a la gente entre los que tienen y los carentes de lo imprescindible, y donde a causa del analfabetismo y la incultura afloraban las miserias humanas, los rencores, los miedos, las traiciones y desconfianzas, la violencia más extrema e irracional, repitiéndose todo de padres a hijos en una espiral sin fin.





Sinopsis


Acto primero | La taberna

La escena muestra el interior de una taberna mientras anochece en los barrios bajos de Madrid; mostrador, taburetes, cortinillas y estanterías delatan el carácter humilde del establecimiento. Cuatro parroquianos beben y juegan a las cartas y a su lado, en primer término, Andrés y Perico observan el juego. Este último, con evidente dificultad, lee el periódico en voz alta. Tras comentar las noticias, pasan a hablar de Juan José, buen amigo y antaño parroquiano asiduo de la taberna; de cómo este conoció a Rosa cuando tuvo que salir en su defensa cuando era molestada por unos señoritos borrachos y relatan que, desde entonces, viven juntos. Comentan que Juan José parece vivir emperráo y con el juicio revuelto. Precisamente interrumpe esta conversación la entrada de su protagonista, Juan José, que cansado tras la larga jornada de trabajo como peón, se queja por no encontrar a su Rosa esperándole. Explica en su primera intervención cómo el único sentido de su vida es ella, que le ha dado lo que hasta entonces él nunca había tenido: cariño.

 

No tarda Juan José en salir, acompañando por Andrés, al tiempo que hace su entrada la Isidra, una vieja a la que todos toman el pelo y califican de alcahueta, que parece ejercer una importante influencia sobre Rosa. Es entonces cuando irrumpen con algarabía en la taberna un grupo de amigos entre los que se encuentra Paco, que es quien lleva la voz cantante entre todos ellos. Se acerca a la Isidra, la invita a beber y hablan de Rosa y del interés que Paco siente por ella. Con una generosa propina Paco se asegura la intermediación de Isidra en su favor para esa misma noche y —hecho esto— ordena alegremente que se les sirva una cena a él y sus amigos en el reservado de la taberna.

 

Cuando hacen mutis, aparecen en escena Rosa y Toñuela relatando cómo acaban de ser despedidas de su trabajo. Contrasta la tristeza de Rosa, que se lamenta de la miseria en la que vive, con la frescura y buen humor de su amiga Toñuela. La Isidra aprovecha para echarle las culpas de todo ello a Juan José y al mismo tiempo para presentar a Paco como la única salvación para Rosa. Se oyen a lo lejos entonces unas alegres coplas, que no son sino Paco y sus amigos que cantan en el reservado. No tarda este en salir a piropear a Rosa y, a pesar de las reticencias de esta, acaba convenciéndola para que se una a ellos y cante unas coplas.

 

Entra de nuevo Juan José en la taberna y al reconocer la voz de Rosa en la habitación contigua, la hace salir y se enfrenta con mucha entereza y contenida violencia a Paco, momento en que se desvela que este no es sin su capataz. Andrés sujeta a Juan José mientras los parroquianos hacen lo propio con Paco, evitando que lleguen a las manos. Juan José ordena a Rosa que se vaya sola a casa y, desde la puerta, sujetado por Andrés, reta desafiante a Paco a que se atreva a seguirla.

 

Acto segundo | La buhardilla

Nos encontramos en un cuarto abuhardillado, pequeño, muy austero y poco confortable, en el que tanto un brasero apagado como la visión a través de las ventanas de los tejados nevados de Madrid, nos hacen sentir un ambiente frío y desapacible. Al levantarse el telón entran en escena Rosa, Toñuela e Isidra, que hablan de lo difícil que es para Rosa —ahora aún más que antes— esta vida llena de privaciones. Ella culpa a Juan José por haber perdido su trabajo, pues a raíz del altercado en la taberna con Paco, fue despedido por su capataz y anuncia su deseo de abandonar a su compañero. Toñuela intenta en vano defender a Juan José y la Isidra no pierde la ocasión para malmeter contra él y su iracundo carácter. No duda además en ofrecer a la desesperada Rosa carbón para el brasero y petróleo para alumbrarse. Entra entonces Andrés a buscar a Toñuela y echa en cara a Rosa el haber sido ella, con su coquetería, la causante de todo lo sucedido aquella noche en la taberna. Esto no hace sino desesperarla aún más. Cuando al rato quedan a solas Rosa e Isidra, la alcahueta aprovecha para trasmitirle un recado de Paco: que nada ha de faltarle a Rosa sí se decide a dejar a Juan José para irse a vivir con él.

 

Se interrumpe bruscamente esta conversación con la aparición de Juan José que, tras un día más de infructuosa búsqueda de trabajo deambulando por las heladas calles de Madrid, se muestra completamente abatido. Desconfiando de la alcahueta y del verdadero motivo de sus regalos, Juan José, ante la desesperación de Rosa, expulsa a Isidra de su casa. Vuelven entonces Andrés y Toñuela, justo a tiempo de intervenir en la discusión que había iniciado la pareja y en la que Juan José se había tornado violento hacia su compañera. Apaciguados los ánimos, queda sola la pareja ante las amargas quejas de esta por la difícil vida que llevan, Juan José insinúa que hará cualquier cosa con tal de que a ella, su Rosa, no le falte nada.

 

Acto tercero | Cuadro primero: La cárcel

En el patio de la Cárcel Modelo de Madrid, destinado a los presos que esperan su traslado a otra prisión, Cano y otro presidiario conversan sobre Juan José. Al rato este aparece y lamenta una vez más su suerte, pero sobre todo muestra su dolor por no haber recibido noticia alguna de su querida Rosa desde que está encerrado. Cano le recuerda que si se encuentra preso es por culpa de ella y le propone escapar juntos mientras son transferidos a otra prisión, cosa que va a ocurrir esa misma tarde. Juan José se resiste, no —asegura— por miedo a los disparos de los guardias en la fuga, sino porque no quiere que la posibilidad de la muerte pueda separarle para siempre de un futuro feliz con Rosa, con el que aún sueña. Aparece entonces otro presidiario con una carta en la mano para Juan José, carta que Cano deberá leerle, pues él es analfabeto. Juan José, ilusionado pues cree que se trata por fin de una carta de su amada Rosa, escucha en cambio que trae la firma de su amigo Andrés. En la carta este le confiesa que Rosa se ha ido a vivir con Paco. Ante esta noticia, sin dudarlo, Juan José acepta la propuesta de Cano de fugarse esa misma noche.

 

Acto tercero | Cuadro segundo: El crimen

Atardece en la habitación de la casa donde ahora viven juntos Rosa y Paco. Se trata de una estancia grande y confortablemente amueblada. Frente a un tocador Rosa conversa con Isidra y se queja de la calidad del jabón que acaba de usar, busca sus sortijas y muestra, en definitiva, cuán confortable es ahora su nueva vida. Las dos mujeres alaban a Paco, aunque Rosa no puede evitar recordar el amor que Juan José sentía por ella.

 

Entra Paco, como siempre desplegando su buen humor y galantería: viene a buscarla para ir a la verbena. Dejan entonces la habitación Paco e Isidra para dar tiempo a Rosa a prepararse y, cuando ya solo le queda ajustarse el mantón, aparece en la habitación, por su espalda y completamente de improviso, Juan José. Rosa, que espera a Paco y en cualquier caso supone a Juan José cumpliendo su condena, queda estupefacta y aterrorizada al oír su voz. Le ruega que se vaya y cuando cree oír los pasos de Paco en la escalera le avisa, alterada, de que su antiguo capataz está a punto de aparecer. El hecho de que incluso los pasos de Paco parezca reconocer Rosa en la distancia, no hace sino enfurecer más aún a Juan José, que proclama que él está allí precisamente para matarlo. Rosa intenta impedir que Juan José vaya hacia la puerta y, al no conseguirlo, se dirige a la ventana pidiendo auxilio a gritos. Él trata de hacerla callar al tiempo que —muy bruscamente— la aparta del balcón: con una mano le tapa la boca y poniendo la otra en el cuello consigue, no sin dificultad, arrastrar a Rosa hacia el interior de la habitación. Cae ella al suelo y Juan José, al intentar levantar su brazo inerme, comprende que con su brutalidad ha dado muerte a Rosa.

 

Aparecen entonces Toñuela y Andrés corriendo por el pasillo y este último aconseja a Juan José que huya para salvar su vida, lo que Juan José rechaza exclamando que su única vida era Rosa y la acaba de matar.




 

Ficha técnica

EQUIPO ARTÍSTICO

  • Dirección musical: Miguel Ángel Gómez-Martínez

  • Dirección de escena: José Carlos Plaza

  • Escenografía e iluminación: Paco Leal

  • Vestuario: Pedro Moreno

  • Pinturas: Enrique Marty

  • Movimiento escénico: Denise Perdikidis

  • Dirección de reposición: Jorge Torres

  • Ayudante de vestuario: Isabel Cámara

  • Ayudante de iluminación: Pedro Yagüe

  • Maestra de luces: Raquel Merino

  • Maestros repetidores: Ramón Grau, Carlos Sanchis

 

REPARTO

  • JUAN JOSÉ (Albañil de 35 años) | Juan Jesús Rodríguez (4, 6, 10 y 12 de abril); Luis Cansino (5, 7, 9 y 11 de abril)

  • ROSA (Obrera de 25 años)  | Saioa Hernández (4, 6, 10 y 12 de abril), Carmen Solís (5, 7, 9 y 11 de abril)

  • TOÑUELA (Obrera de 22 años) |  Vanessa Goikoetxea (4, 6, 10 y 12 de abril), Alba Chantar (5, 7, 9 y 11 de abril)                       

  • ISIDRA (Alcahueta de 60 años)  | María Luisa Corbacho (4, 6, 10 y 12 de abril), Belem Rodríguez Mora (5, 7, 9 y 11 de abril)

  • PACO (Maestro de obras de 30 años)  | Alejandro del Cerro (4, 6, 10 y 12 de abril), Francesco Pio Galasso (5, 7, 9 y 11 de abril)

  • ANDRÉS (Albañil de 40 años)  | Simón Orfila

  • CANO (Presidiario de 50 años)  | Luis López Navarro

  • PERICO (Parroquiano de 30 años)  | Igor Peral

  • PRESIDIARIO (Hombre de 35 años)  | Santiago Vidal

  • TABERNERO (Hombre de 45 años)  | Ricardo Muñiz


 


Fuente: Teatro de la Zarzuela


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Suscríbete

Thanks for submitting!

bottom of page